Cómo Superar Los Tiempos Difíciles

Por Joyce Meyer

Cómo Superar Los Tiempos Difíciles

¿Estás pasando por un tiempo difícil? Tal vez acabas de perder tu trabajo, o estás sufriendo por una muerte en tu familia. O tal vez simplemente no estás seguro de que algo bueno pueda pasar en tu vida. Cualquier cosa por la que estés atravesando, quiero que sepa que no estás solo y algo bueno puede salir de la situación difícil en la que te encuentras. Dios lo ha prometido.

Jesús también experimentó duros momentos…el camino a la cruz no fue algo de poca importancia, pero Él tuvo que decidir atravesar ese camino. Él incluso le pregunto a Dios si esto en realidad era necesario. (Pero sabemos cómo esta maravillosa historia de amor termina.)

¿Viernes Santo es Realmente Bueno?

Al celebrar Su resurrección, me gusta mirar cómo vamos a través de nuestros propios tiempos difíciles. Creo que también pasamos por nuestra propia privada crucifixión y resurrección con cierta regularidad. A menudo digo  “Viernes siempre viene antes del Domingo.”

¿Te has preguntado por qué nos referimos al día de la muerte de Jesús como Viernes “Santo”, ya que es pues un día en el que ha habido tanto dolor, agonía y angustia? Bueno, es porque el resultado de este particular Viernes fue la resurrección de Cristo de entre los muertos el Domingo, esto fue Sagrado.

En nuestra vida cotidiana, tenemos que creer que cuando pasamos por tiempos difíciles, el resultado será bueno. Pero cuando estamos sufriendo, probablemente una de las cosas más difíciles para nosotros recordar es que Dios va a resolverlo para nuestro bien.

El Único En Que Puedes Confiar

¡Todas las cosas Trabajan juntas para nuestro bien! Mi esposo Dave dice que esto es una escritura clave para los cristianos cuando pasamos por difíciles o decepcionantes momentos. Cuando algo no sucede de la manera que nos gustaría que sucediera, podemos creer que Dios lo resolverá para bien. A ese lugar siempre se puede volver en todo tipo de pruebas.

Ahora bien, esto no significa que las pruebas son necesariamente buenas, pero Dios puede hacer que trabajen para nuestro bien porque Él es impresionante. ¡Dios tiene que ser maravilloso para ser capaz de tomar las cosas malas y usarlas para nuestro bien!

Si amamos a Dios y realmente queremos Su voluntad para nuestra vida, creo que es seguro decir que podemos confiar en Él y que todo saldrá bien, no importa lo que nos pase. Incluso si nos hemos desviado debido a nuestra propia estupidez o si somos inocentes pero alguien más se involucra y trae dolor y sufrimiento a nuestra vida, podemos confiar que Dios lo resolverá. Me gusta decir, “No hay persona en la tierra ni diablo en el infierno que pueda detenerme de la voluntad de Dios.”

La Crucifixión: Crecer en los Duros Momentos

Es realmente reconfortante creer que las cosas van a funcionar para bien… Incluso en un día como Viernes Santo cuando nada tuvo sentido y todo fue difícil, Dios lo resolvió todo para bien, ¡trayendo la mayor bendición que la humanidad haya recibido!

Podemos creer que el viernes fue bueno por el resultado que trajo, no a causa de lo que sucedió en el momento.

Yo después de haber pasado por un momento muy difícil, he mirado hacia atrás y pienso que yo no sería ni siquiera la mitad de la persona que soy ahora si eso no hubiera sucedido. ¿Muchos de nosotros no hemos experimentado esto? ¿No nos gustaría poder crecer sólo en los buenos tiempos?

Pero parece que sólo crecemos de verdad en los tiempos difíciles. Yo creo que es porque es en esos momentos es que realmente llegamos a Dios en nuestra relación con Él a un nivel más profundo. ¿Por qué? Porque tenemos que hacerlo. Es nuestra única opción si queremos superar la dificultad. Cuando confiamos en Dios, Él nos dará la tranquilidad de saber que Él puede hacer que las cosas malas funcionen para nuestro bien.

Las Dos Caras de la Cruz

Usualmente hay dos caras en todo. La cruz tiene dos: la cara de la crucifixión y la cara de la resurrección y Jesús tuvo que soportar una cara para llegar a la otra. Pero si Él no la hubiera soportado, pues todos nos hubiéramos quedado sin un Salvador y sin perdón por nuestros pecados.

Hebreos 12:2 dice que Jesús, por el gozo de obtener el premio de la otra cara de la cruz, la resurrección, aguanto el dolor. Como Jesús, tenemos que soportar cosas malas. El soportar significa aguantar sobre el enemigo, estando firmes el tiempo suficiente para dejar que esa prueba haga lo que sea que tenga que hacer en nuestra vida y pasar de una cara de la cruz a la otra.

 La Tumba: Esperando Por Un Buen Final

Ahora, no vamos tan sólo desde el viernes al domingo, tenemos que aprender a soportar el sábado, el cual yo pienso que a veces es lo más difícil de hacer. Lo llamaremos el medio, en todo hay un principio un fin y un medio. El principio es a veces un poco emocionante porque es algo nuevo, y el final es ciertamente emocionante porque es donde experimentamos la victoria, ¡pero oh… ese medio! El sábado puede ser incluso más duro que el viernes, porque el sábado estamos en la tumba y no estamos seguros de lo que vaya a pasar después.

La mayor parte del tiempo, no sabemos cuánto va a durar el medio, y aunque Dios lo sabe… Él no lo dice. (¿No es Él grandioso en guardar secretos?) Entonces necesitamos recordar que si estamos en el medio de una situación, podemos estar seguros de que el domingo siempre llega después del viernes, pero tenemos que soportar pasar por el sábado. Tenemos que aguantar sobre el enemigo, estando firmes y no dándonos por vencidos o renunciando. Cuando lo hagamos, disfrutaremos de los beneficios de la resurrección y las bendiciones que llegan el domingo.

 La Resurrección: Pasar por Ello 

Bueno, quiero recordar que Jesús soportó la cruz porque Él sabía lo que le esperaba al otro lado del camino. En nuestra vida cotidiana, nosotros vamos a tener que soportar algunas cosas y vamos a tener que enfrentar momentos difíciles. Pero la única manera de hacerlo es pasando por ello.

Sea que seamos golpeados por una circunstancia inesperada, sufriendo por algo que hicimos mal o resistiendo a la tentación, tenemos que pasar por cosas, pero esperando la otra cara de los momentos duros, que es el gozo de obtener el premio al buen resultado.

 

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon