Una Vida de Esperanza, Visión y Pasión

Por Joyce Meyer

Una Vida de Esperanza, Visión y Pasión

¿Sabías que Dios tiene grandes expectativas y esperanzas para ti? Así es. El hecho de que Él invirtió la vida de Su único Hijo para que seamos libres, nos muestra lo precioso que somos para Él. ¡Dios cree en ti más que tú mismo!

Yo solía pensar que Dios estaba decepcionado de mi cuando yo cometía errores. Pero Dios sabe cada decisión que vayamos a tomar, Él nos ama de todos modos, y Él sabe que Él puede cambiarnos si permanecemos en Su Palabra.

El Pago por la Perseverancia

En los primeros años cuando estábamos construyendo nuestro ministerio, Dave y yo pasamos por muchas pruebas difíciles. Necesitaba trabajar en mi actitud. Necesitábamos trabajar en nuestro matrimonio y cómo manejábamos el dinero.

Durante seis años compré mis calcetines y ropa interior en las ventas de garaje. ¡Estábamos totalmente en banca rota y yo enseñaba de la prosperidad!

No sólo eso, simplemente no era popular para las mujeres predicar en ese entonces. Perdimos amigos y tuvimos miembros de la familia que no querían tener nada que ver con nosotros.

Fue muy difícil y veces quise renunciar a ello. Pero hoy estoy muy contenta de haberme quedado con Dios porque hay personas de todo el mundo que han sido ayudadas por nuestro ministerio.

La Escritura nos dice en Mateo 19:29 Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.

Sé que es verdad porque ahora mismo eso es lo que estoy experimentando en mi propia vida. Si decidimos confiar en la Palabra de Dios y nunca renunciar, tendremos victoria.

La Actitud es Esencial

Nuestra actitud tiene mucho que ver con cómo Dios obra en nuestra vida.

Dios no recompensa una actitud negativa o autocompasión o una actitud de “todo el mundo me debe”. Tampoco trabaja a través de la pereza o pasividad. Dios trabaja a través de la fe, pero necesitamos tener fe antes de que podamos tener esperanza.

La esperanza es realmente una actitud positiva. Espera que algo bueno suceda en tu vida. Dios quiere que seamos prisioneros de la esperanza. En otras palabras, Él quiere que creas que Él puede cambiar lo que necesite ser cambiado y que puedes hacer lo que sea necesario que tengas que hacer.

Persiguiendo La Pasión de Dios

La Biblia enseña una y otra vez que debemos ayudar a la gente que sufre. Creo que es la pasión de Dios. Él quiere que disfrutemos de nuestras vidas y Él quiere que tengamos cosas buenas, pero también quiere que recordemos a los pobres, a los perdidos ya los necesitados.

A veces no nos damos cuenta de que una persona realmente puede hacer una diferencia. Podemos inspirar a la gente que nos rodea simplemente haciendo las elecciones correctas. Y podemos cambiar el mundo a través de nuestras oraciones, nuestro dar y alcanzar con el amor de Dios a aquellos que están en necesidad desesperada.

Tu y yo podemos cumplir la visión de Dios para nuestras vidas viviendo con esperanza y expectativa, siendo apasionados por las cosas que a Dios le apasionan en la vida.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon