No Es Tan Complicado

No Es Tan Complicado

-Por Joyce Meyer

Suena como un punto bastante fundamental, pero creo que hay muchos que todavía se preguntan si Dios realmente habla con la gente. Y si lo hace, se preguntan:

¿Está Dios realmente involucrado en mi vida?

¿Realmente quiere Dios estar involucrado en todos los pequeños detalles?

¿Dios ayuda solamente en los grandes problemas, no en los pequeños?

¿Alguna vez te has hecho estas preguntas? ¿Alguna vez te preguntaste si Dios le habla a la gente? Te alegrará saber que la respuesta es sí. Pero primero déjame explicarte cómo las distracciones pueden obstaculizar Su voz.

Distracciones que ahogan la voz de Dios

El mundo nos facilita la tarea de llenar nuestros oídos con todo tipo de cosas que ahogan la voz de Dios y lo empujan hacia lo más profundo de nuestras vidas. Estas distracciones vienen en diversas formas, desde la televisión a la radio … desde la comida hasta pasatiempos. Incluso nuestras actividades familiares y de la iglesia a veces pueden distraernos o alejarnos del Señor.

Sin embargo, llega el día en que solo Dios permanece. Todo lo demás en nuestras vidas finalmente pasa; y cuando sucede, Dios todavía estará allí.

La Palabra de Dios enseña que lo que se conoce acerca de Dios es evidente para todos porque se ha dado a conocer en la conciencia interna de la humanidad (ver Romanos 1: 19-21). Cada persona comparecerá algún día ante Él y dará cuenta de su vida (ver Romanos 14: 10-12).

Cuando las personas no quieren servir a Dios con sus vidas y desean seguir su propio camino, encuentran formas de esconderse e ignorar este conocimiento interno instintivo de su Creador que quiere hablar con ellos y guiarlos en el camino que deben seguir.

Satisfacción Garantizada

A través de Cristo y el poder de Su Espíritu Santo, Dios quiere hablar contigo de manera individual todos los días.

Nada puede satisfacer nuestro anhelo por Dios, excepto la comunión y el compañerismo con Él. Isaías expresó bien nuestra propia hambre de Dios cuando escribió: Todo mi ser te desea por las noches; por la mañana mi espíritu te busca. (Isaías 26: 9).

Escuchar a Dios es vital para disfrutar de Su plan eterno para nuestras vidas. Escuchar a Dios es nuestra decisión; nadie más puede hacerlo por nosotros. Dios no nos forzará a elegir Su voluntad, pero hará todo lo que pueda para animarnos a decir sí a Sus caminos.

Esto quiere decir que Dios quiere estar involucrado hasta en los más pequeños detalles de nuestras vidas. Su Palabra nos dice Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas. (ver Proverbios 3: 6). Reconocer a Dios es preocuparse por lo que Él piensa y pedir Su opinión.

Nadie Me Lo Dijo

Aunque yo sinceramente amaba a Jesús, fui a la iglesia por años sin saber que Dios hablaba con la gente. Yo cumplía con todas las reglas y festividades religiosa… Iba a la iglesia todos los domingos. Realmente estaba haciendo todo lo que sabía hacer en ese momento. Pero no fue suficiente para satisfacer mi anhelo por Dios.

Pude haber pasado cada momento en la iglesia o en el estudio Bíblico, pero no hubiera saciado la sed que tenía por una profunda convivencia con el Señor. Necesitaba hablar con Él sobre mi pasado y escucharlo hablar sobre mi futuro. Pero nadie me enseñó que Dios quería hablarme directamente. Nadie me ofrecía una solución para los sentimientos insatisfechos que yo aguanté.

Al leer la Palabra, aprendí que Dios quiere hablar con nosotros y que tiene un plan para nuestras vidas que nos llevará a un lugar de paz y satisfacción.

Nunca dude en tomar lo que tú piensas que son cosas pequeñas para Dios; pues finalmente, todo es pequeño para Dios.

Ten La Expectativa de que Dios Te Hable

Cuando Jesús habló en Juan 16: 12-13, Él estaba hablando con hombres con quienes había pasado los últimos tres años. Ellos habían estado con Él día y noche, pero les indicó que tenía más para enseñarles. Pensaríamos que, si Jesús estuviera con nosotros personalmente durante tres años, día y noche, hubiéramos aprendido todo lo que había que saber.

Pero Jesús dijo que esperemos más porque siempre tendrá algo que decirnos sobre las nuevas situaciones a las que nos enfrentamos.

Ten la Expectativa de Escuchar a Dios

A través de Cristo, y el poder de Su Espíritu Santo, Dios quiere hablar contigo de manera individual todos los días. Él quiere conducirte a las cosas buenas que tiene guardadas para ti.

Escuchar la voz de Dios durante todo el día se ha convertido en una forma natural de vida para mí desde que recibí la plenitud del Espíritu Santo a quien Jesús prometió enviarnos. El Padre dará Su Espíritu a todos los que pidan (ver Lucas 11:13). El Espíritu Santo nos ayudará a entender la Biblia para que sepamos cómo aplicar Su sabiduría a nuestras vidas (ver Juan 14:26). Cada uno de nosotros puede escuchar a Dios y ser guiado por el Espíritu Santo diariamente.

Escucha todo

Recientemente Dios me dijo que cuando no estamos dispuestos a escuchar en un área, puede hacernos incapaces de escuchar en otras áreas. A veces optamos por hacernos de oídos sordos a lo que sabemos que el Señor nos está diciendo claramente. Solo escuchamos lo que queremos escuchar; se llama “audición selectiva”.

Después de un tiempo, la gente piensa que ya no pueden escuchar a Dios. Pero hay muchas cosas que Dios ya les ha dicho … simplemente ellos aún no las han contestado. He aprendido que cuanto más rápido hago lo que el Señor me dice que haga, más rápidamente Él revela el siguiente paso que se supone que debo tomar.

Mientras pasas tiempo con Él, solo escucha. No solo habla sobre lo que quieres o necesitas. Él te mostrará muchos asuntos, si te quedas quieto delante de Su presencia y simplemente escúchalo.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon