La Simple Verdad Sobre el Amor Verdadero

La Simple Verdad Sobre el Amor Verdadero

La Biblia nos enseña que es la voluntad de Dios a que ayudemos a las personas que están lastimadas. En Juan 13: 34-35, Jesús dice: “Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros”. Mateo 22: 37-39 dice: “… Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

El mensaje del amor es el poder del Evangelio. Es muy simple: ama a Dios y ama a tu prójimo como a ti mismo. A menudo pensamos que necesitamos que alguien nos ame, pero lo que realmente necesitamos es alguien a quien amar. Y el mundo está desesperado por un real amor, por lo que no es difícil encontrar a alguien que necesite ser amado.

Vivimos en una sociedad que lleva a las personas al egoísmo. Gran parte de la publicidad que vemos y escuchamos influye para querer obtener cada vez más y más, y nunca estar satisfechos con lo que tenemos. Pero cuanto más egoístas y egocéntricos somos, menos poder tenemos para hacer el bien y ayudar a los demás.

La buena noticia es que tenemos lo que necesitamos en Cristo para superar una mentalidad y un estilo de vida egoísta, “¿y yo qué?”. ¡Tenemos el poder del amor de Dios! Es la respuesta a cada dilema y problema en nuestra sociedad de hoy. Y como cristianos, nuestro objetivo es representar a Cristo en el mundo y demostrar Su amor.

¿Qué es el Amor Verdadero?

El amor no es solo un sentimiento, una teoría, o una buena palabra. Es acción, es la forma en que tratas a las personas, lo que haces por los demás. El amor siempre te costará algo: tiempo, energía, esfuerzo, dinero, renunciar a tu orgullo, hacer lo correcto cuando no quieras hacerlo, mantener una buena actitud cuando no salen las cosas a tu manera.

Amar de la forma en que Dios ama significa que amas cuando no hay nada para ti; se trata de dar y no esperar nada a cambio. Estamos llamados a alcanzar a otros. El verdadero amor se trata de morir a sí mismo y vivir para amar a los demás.

Antes de poder amar a los demás, debes experimentar el amor de Dios en tu propia vida, porque no puedes dar algo que no tienes. Entonces debes estar dispuesto a pedirle a Dios que te enseñe a amar de la manera que Él ama. Cuando hagas esto, Dios te permitirá llegar y ayudar a alguien más. Sé que esto funciona porque lo he vivido.

¡Vivir Para Amar!

Yo solía ser egoísta, egocéntrica, siempre pensando en cómo podía hacer las cosas a mi modo. Y yo era infeliz. Mira, yo amaba a Dios y quería amar a la gente, pero no importaba cuánto tratara de ser dulce y amable con todos, y todos esos intentos no me llevaron a ninguna parte. Estaba de mal humor, era difícil de llevarse bien conmigo e impaciente. Dios me mostró que el problema era que no gustaba de mí misma debido a la vergüenza de mi pasado. Crecí en un hogar abusivo y me sentía culpable, condenada y avergonzada por eso. Tuve que aceptar el amor de Dios para mí antes de poder amar a los demás.

Así que decidí estudiar el amor de Dios en la Palabra, orar para que Dios cambiara mi corazón, y confesar lo que dice Su Palabra acerca de Su amor por mí. Todos los días decía en voz alta: “Dios me ama”, y lo decía una y otra vez para mantener a propósito esta verdad en mi corazón durante todo el día. Después de un año de hacer esto, finalmente obtuve una revelación sobre el amor de Dios por mí.

Ahora puedo recibir el amor de Dios y amar a los demás de la manera que Jesús nos enseñó a amar. No lo hago a la perfección todo el tiempo, pero he recorrido un largo camino y estoy progresando todos los días. Mi oración es: “Dios, muéstrame cómo puedo ayudar a otros”. Hazme una bendición donde quiera que vaya. Quiero vivir para amarte a Ti y a los demás “.

En mi vida personal, trato de que sea mi asunto agregar valor a todas las personas con las que estoy en contacto. Honestamente puedo decir que aprender a amar a los demás con el amor de Dios me ha hecho más feliz que nunca. La verdad es que no puedes ser egoísta y ser feliz o tener paz.

Haz que sea tu objetivo todos los días perseguir el amor de Dios y luego darlo. Primera de Corintios 14: 1 dice ” Procurad alcanzar el amor…”. Así que ve a buscarlo con todas tus fuerzas, y pídele a Dios que seas de bendición donde quiera que vayas. Tu puedes hacer algo para ayudar a alguien. Puedes vivir para amar, tal como Jesús.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon