Aceptando la Persona que Dios Creo Para que Seas

Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. 1 Pedro 3:11 (NTV)

Durante mis años de ministerio, he descubierto que muchas personas realmente no se agradan a sí mismas. ¡Se rechazan a sí mismos! Este es un problema mucho mayor de lo que pensamos. Ciertamente, no es la voluntad de Dios que Sus hijos estén en contra de ellos mismos. Más bien, es parte del intento de satanás de hacernos infelices y evitar que amemos a los demás.

Si no nos llevamos bien con nosotros mismos, no nos llevaremos bien con otras personas. Cuando nos rechazamos a nosotros mismos, nos puede parecer que los demás también nos rechazan. Las relaciones son una parte vital de nuestras vidas. Cómo nos sentimos con nosotros mismos es un factor determinante en nuestro éxito en la vida y en las relaciones. ¡Necesitamos tener plena confianza en Cristo!

Nuestra autoestima es la imagen interior que llevamos de nosotros mismos. Si lo que vemos no es saludable, no es fiel a las Escrituras, sufriremos de miedo, inseguridad y varios conceptos erróneos sobre nosotros mismos.

Dios nos ama y quiere que aceptemos Su amor, y gracias a Su amor, podemos amarnos a nosotros mismos de una manera sana y equilibrada. Somos hijos de Dios, personas amadas, aceptadas y por Su gracia, ¡mejorando todos los días!

Jesús vino a traer restauración a nuestras vidas. Una de las cosas que vino a restaurar es una autoestima sana y equilibrada.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon