Espera Por La Paz

Voy a escuchar lo que Dios el Señor dice: él promete paz a Su pueblo… (Salmos 85:8)

Cuando Dios habla, nos da una profunda sensación de paz interna para confirmar que el mensaje que estamos escuchando es verdaderamente de parte de Él. Incluso si habla para reprocharnos, Su Espíritu de verdad deja una sensación de consuelo en nuestras almas.

Cuando nuestro enemigo, el engañador, nos habla, no puede dar paz. Cuando tratamos de resolver las cosas con nuestro propio razonamiento, no podemos obtener la paz “Porque la intención de la carne es muerte, pero la intención del Espíritu es vida y paz.” (Romanos 8: 6).

Siempre que creas que escuchas hablar a Dios o tomas una decisión basada en algo que crees que Él ha dicho, usa la escala de la paz. Si la paz no puede sostener su peso contra la guía que has escuchado, no procedas con ello. No tienes que explicar a los demás por qué no tienes paz al respecto; puede que ni siquiera tú mismo lo sepas. Simplemente puedes decir: «No tengo paz sobre esto en este momento, por lo tanto, no es prudente para mí seguir adelante.»

Siempre espera hasta que la paz llene tu alma para hacer lo que crees que Dios te ha ordenado hacer. La paz es la confirmación de que realmente estás escuchando a Dios y que tu momento es el correcto para tomar medidas. La paz nos da confianza y fe, lo que nos permite ser obedientes a las instrucciones de Dios.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

Espera la paz antes de actuar.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon