Hacer De Las Personas Una Prioridad

En cuanto a mí, ciertamente no pecaré contra el Señor al dejar de orar por ustedes. (1 Samuel 12:23)

Una clave para la oración efectiva es centrarse en los demás y no obsesionarse con nuestras propias necesidades. Ciertamente podemos orar por nosotros mismos y pedirle a Dios que satisfaga nuestras necesidades, pero debemos evitar orar por nosotros mismos todo el tiempo. Las oraciones de autocomplacencia (oraciones egoístas y egocéntricas) no son efectivas, por lo que realmente necesitamos asegurarnos de que también pasemos tiempo orando por otras personas. Constantemente escucho a cuatro o cinco personas que necesitan oración, y justo cuando algunas de esas oraciones son contestadas, me doy cuenta de otras personas por las que orar. Tu vida es probablemente similar. Escuchas de alguien que recientemente perdió a un ser querido, alguien que necesita un trabajo, alguien que necesita un lugar para vivir, alguien que acaba de recibir un mal reporte del médico, alguien cuyo hijo está enfermo o alguien cuyo cónyuge le ha dejado.

Las personas tienen todo tipo de necesidades y necesitan nuestras oraciones. Dios quiere que oremos los unos por los otros con sincero amor y compasión. Cuando oramos por otras personas, estamos sembrando semillas que traerán una cosecha en nuestras propias vidas. Recuerdo a una mujer que me dijo que asistió a una de mis conferencias donde yo oré para que las personas enfermas se sanaran. Aunque ella tenía leucemia, comenzó a orar para que otros se sanaran y ni siquiera pensó en orar por ella misma. La semana siguiente ella tuvo una cita con el médico y después de un chequeo y análisis de sangre le dijeron que, aunque no entendían lo que sucedió, ya no tenía la enfermedad.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY: Cuanto más te acercas a los demás, Dios llegará a ti.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon