No Tienes Que Orar Perfectamente

Por esto también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive para siempre para interceder por ellos. (Hebreos 7:25)

Me gustaría compartir contigo una verdad que realmente me ha animado en mi relación con Dios. Como muchas personas, parecía que no importaba lo mucho que oraba, yo tenía la sensación de que algo no estaba bien con mi oración, así que finalmente le pregunté al Señor un día: «¿Por qué me siento así? Estoy orando todos los días. Estoy pasando una buena cantidad de tiempo en oración. ¿Por qué cuando llego al final de mi tiempo de oración, me siento tan insatisfecha como si no me comunicara contigo?» Dios me respondió y dijo: «Es porque tú no sientes que estas orando oraciones perfectas. Tienes dudas sobre ti misma y eso te hace dudar del poder de tus oraciones.»

Me di cuenta de que era cierto; no sentía que yo era todo lo que debería ser. Siempre tuve un miedo persistente que me hizo decirme a mí misma: «No estoy orando con suficiente fe o no estoy orando lo suficiente o no estoy hablando con Dios sobre las cosas correctas.»

Dios me libró de ese miedo y duda cuando me dijo: «¿Sabes qué, Joyce? Tienes razón. No estás orando oraciones perfectas. No eres perfecta. Es por eso que tienes a Jesús como tu Intercesor y es por eso que oras en Su nombre.»

Puede que no sientas que oras oraciones «correctas», pero anímate. Cuando tus oraciones llegan a Dios, Él escucha oraciones perfectas porque has orado en el nombre de Jesús, no en tu propio nombre. Cuando oramos en el nombre de Jesús, le presentamos a Dios todo lo que Jesús es, no lo que nosotros somos; por lo tanto, nuestras oraciones son aceptadas por Dios.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY: Deja que Jesús ore oraciones perfectas por ti.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon