¿Quieres Escuchar Más?

Solamente al Señor tu Dios debes seguir y rendir culto. Cumple sus mandamientos y obedécelo; sírvele y permanece fiel a él. (Deuteronomio 13:4)

Si esperamos escuchar de Dios, debemos prestar atención por Su voz. Debemos también ser rápidos en obedecer si queremos saber de Él a menudo. Nuestra sensibilidad a Su voz en nuestros corazones puede ser aumentada por la obediencia y reducida por desobediencia. La desobediencia genera más desobediencia y la obediencia con lleva a más obediencia.

Hay algunos días cuando sabemos tan pronto como despertamos que vamos a tener un día «en la carne.» Comenzamos el día sintiéndonos tercos y perezosos, frustrados y sensibles. Nuestros primeros pensamientos son: Quiero que todos me dejen hoy en paz. No voy a limpiar esta casa, me voy a ir de compras. Tampoco haré hoy mi dieta; comeré lo que yo quiera comer todo el día, y no quiero que nadie me diga nada al respecto.

En días como estos, tenemos que tomar una decisión. Podemos seguir esos sentimientos o podemos orar, «Dios, por favor, ayúdame, ¡y hazlo rápido!» Los sentimientos pueden venir bajo el señorío de Jesucristo si simplemente le pedimos Su ayuda para corregir nuestras actitudes.

Yo sé todo sobre los días en la carne; sé que podemos comenzar actuando mal y despues empeorar. Parece que una vez que cedemos ante una actitud egoísta y seguimos nuestra carne, vamos cuesta abajo el resto del día. Pero cada vez que obedecemos a nuestra consciencia, ampliamos la ventana que Dios puede usar para guiarnos por Su Espíritu. Cada vez que obedecemos la voz de Dios, deja entrar más luz para la próxima vez. Una vez que sepamos la alegría de seguir a Dios, No estaremos dispuestos a vivir sin ella.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

No te permitas tener un «día en la carne» hoy.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon