Sacrificio en el Matrimonio

Sacrificio en el Matrimonio

Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Corintios 13:1

Al principio de nuestro matrimonio, Dios tuvo que enseñarme verdaderamente que amar a Dave significaba que a veces tendría que hacer sacrificios. Hasta ese momento, solo quería hacer todo a mi manera y era muy parecida al metal que resuena o un platillo que hace ruido, mencionado en 1 Corintios 13: 1.

El amor es la forma más elevada de madurez. A menudo requiere un regalo de sacrificio. Si el amor no requiere algún tipo de sacrificio de nuestra parte, probablemente no amamos a la otra persona para nada. Si no hay sacrificio en nuestras acciones, lo más probable es que reaccionemos ante algo bien que hicieron por nosotros, o simplemente pretendiendo ser amables para ganar algo de control sobre ellos.

Es importante entender que el amor verdadero se da a sí mismo. Así que en tus decisiones siempre debes tener en cuenta los intereses de tu cónyuge. Cuando lo haces, estás dándote a ti mismo.

El deseo de Dios es que los esposos y las esposas se amen unos a otros sacrificialmente e incondicionalmente. Esto significa que no te salgan con la tuya todo el tiempo. Pero la buena noticia es que cuando el esposo y la esposa sacrifican sus deseos egoístas, ¡tendrán un matrimonio triunfal!

Oración Final: 

Dios, quiero caminar en amor verdadero en mi matrimonio. Tomo hoy la decisión de no siempre presionar para hacer las cosas a mi manera, sino estar dispuesto a sacrificarme por mi cónyuge.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon