Dios es Nuestra Fuente, No el Mundo

Dios es Nuestra Fuente, No el Mundo

El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia. 2 Corintios 9:10

El sistema financiero de Dios no es como el sistema del mundo. Y no importa lo que suceda a nuestro alrededor, no tenemos que tener miedo porque Dios nos ama.

Mientras que los sistemas financieros del mundo a menudo son inestables, el amor de Dios nunca cambia y permanece como nuestra base sólida en la vida. Podemos tener confianza en lo que sea que esté sucediendo, Dios quiere ayudarnos y se desviará de Su camino para satisfacer incluso nuestras simples necesidades cotidianas.

2 Corintios 9:10 enfatiza que Dios proveerá para nuestras necesidades y nos dará pan para comer.

Dios es quien provee nuestras necesidades. Nuestros trabajos no son nuestra fuente, Dios lo es. Entonces, cuando los trabajos y las inversiones desaparecen, no tienes que sentirte desesperado porque Dios no está limitado. Él puede proveernos a través de otros medios, en formas que quizás no hayamos imaginado o no podamos descifrar antes de tiempo.

Mateo 6:26 nos asegura que, si Dios cuida a las aves, también podemos creer que Él nos va a proveer. ¿Crees que Dios puede cuidarte?

Oración Final:

Dios, gracias por ser una fuente fiel y confiable, y por proporcionar todo lo que necesito. No importa lo que suceda, confío en Ti y solo en Ti para satisfacer mis necesidades.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon