La Primera Reacción

Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; (Salmos 63:1)

A veces me maravillo de cuánto tiempo podemos luchar en una situación antes de pensar en hablar con Dios al respecto y escuchar Su voz. Nos quejamos, sobre los problemas. Renegamos, murmuramos; le contamos a nuestros amigos; y hablamos sobre cómo deseamos que Dios haga algo al respecto. Luchamos con situaciones en nuestras mentes y en nuestras emociones, mientras tanto no aprovechamos la solución más simple que existe: la oración. Pero peor que eso, entonces hacemos tal vez la declaración más ridícula conocida por el hombre: «Bueno, supongo que todo lo que puedo hacer es orar». Estoy seguro de que has escuchado eso antes y tal vez incluso lo hayas dicho. Todos lo hemos hecho. Todos somos culpables de tratar a la oración como un último recurso y decir cosas como: «Bueno, nada más está funcionando, así que tal vez deberíamos orar». ¿Sabes lo que eso me dice? Me dice que realmente no creemos en el poder de la oración como deberíamos. Llevamos cargas que no necesitamos soportar, y la vida es mucho más difícil de lo que debe ser, porque no nos damos cuenta de lo poderosa que es la oración. Si lo hiciéramos, hablaríamos con Dios y escucharíamos lo que Él dice, sobre todo, no como último recurso, sino como primera respuesta.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

Deja que la oración sea tu primera reacción, no tu último recurso.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon