Cómo Ser Realmente Tu

Cómo Ser Realmente Tu

Déjame hacerte una pregunta: ¿tienes amor propio? ahora, no estoy hablando de amarte a ti mismo de una manera egoísta o egocéntrica, sino de amar al genuino ser que Dios te creó.

Piensa en esto por un momento. Nunca te alejas de ti mismo ni por un segundo de tu vida. ¡Dondequiera que vayas, ahí estás! ¿Recuerda lo miserable que te sentiste la última vez que pasaste unas horas con alguien que realmente no disfrutabas? El mismo principio se aplica a tu relación contigo mismo. Si no te gusta como eres, la única persona con la que siempre estás, pues estás destinado a una vida infeliz. Pero cuando tienes amor propio, puedes disfrutar tu vida.

Amarte a ti mismo es aceptar el amor incondicional de Dios con todo tu corazón, verte a ti mismo como Él te ve y regocijarte y estar en paz con quien Él te ha creado para ser: elegido, real, santo y especial (ver 1 Pedro 2: 9 NVI). Este amor propio saludable no se basa en lo que haces bien o mal, sino en quién eres como hijo de Dios. Cuando no sabes quién eres en Cristo, no eres capaz de verte o amarte a ti mismo como Él lo hace, ni siquiera ser realmente tu. En cambio, estás a merced de las opiniones de los demás y te sientes constantemente insuficiente e inferior, deseando ser como otra persona.

Relájate y Sé Quién Eres

Durante mucho tiempo traté de ser como muchas otras personas, tanto que me perdí. Estaba atrapada en este círculo vicioso y déjame decirte que es una forma infeliz de vivir.

Debido a que mi padre abusó sexualmente de mí, siempre sentí que algo andaba mal en mí. Ese sentimiento negativo me llevó a tratar de ser como otras personas a las que admiraba o pensaba que “debería” ser. Traté de ser como mi esposo, que es exactamente lo opuesto a mí. Traté de ser como la esposa de mi pastor, que también era lo opuesto a mí. Y traté de ser como una amiga que tenía talentos que yo no tenía.

De hecho, si alguien sugería que hiciera algo de manera diferente a la forma en que yo lo estaba haciendo, inmediatamente sentía la presión de cambiar. Incluso si no estaban tratando de presionarme, la sola idea de que no aprobaban lo que estaba haciendo era suficiente para hacerme entrar en pánico.

Años más tarde, después de casarme y tener hijos, tuve una buena amiga que visitaba mi casa con frecuencia. A veces, ella se sentaba y hablaba conmigo mientras yo planchaba (sí, antes la gente planchaba toda la ropa). Un día me preguntó: “¿Por qué empiezas con el cuello de una camisa cuando planchas? yo empiezo por el torso.”

Mi amiga simplemente estaba haciendo un comentario, pero a partir de ahí, cuando ella estaba en mi casa y yo estaba planchando, yo comenzaba con el torso de la camisa. Lo hice porque pensé que obtendría su aprobación en lugar de planchar de la manera que a mí me resultaba cómoda. Lo curioso es que probablemente ella ni siquiera se dio cuenta de cómo yo estaba planchando después de su comentario inicial, por lo que todo mi esfuerzo fue en vano.

Pasé muchos años frustrantes como cristiana tratando de complacer a los demás y fallando, hasta que el Señor me mostró que mi problema era que nunca había recibido verdaderamente Su amor por mí.

Después de recibir esta revelación, pasé un año estudiando, meditando y confesando en voz alta el amor de Dios por mí. En ese momento, tenía una historia de cuarenta años de no gustar de mí, y mucho menos amarme a mí misma, por lo que renovar mi mente en esta área tomó tiempo. Al principio, me sentí culpable por querer amarme a mí misma porque estaba muy consciente de mis defectos, pero finalmente aprendí que podía amar quien soy sin amar todo lo que hago. Todos podemos trabajar con Dios para lograr un cambio positivo en nuestro comportamiento sin rechazarnos a nosotros mismos o vernos como un fracaso debido a nuestras imperfecciones.

Las personas que nos rodean pueden apresurarse a señalar nuestras fallas y particularidades, y nuestro enemigo, el diablo, ciertamente nos las recuerda. Pero no tenemos que creer todo lo que escuchamos. Debemos comparar lo que creemos con la Palabra de Dios para ver si es verdad o no. Dios nos creó a cada uno de nosotros y, según el Salmo 139, lo hizo con mucho cuidado. Dios no comete errores y todas sus obras son maravillosas. ¡Eso significa que tú eres maravilloso!

Echemos un vistazo al salmista, David, quien pasó por una gran prueba de su propia autenticidad justo antes de enfrentarse a Goliat en la batalla.

Mantente Fiel a Tu Diseño

Primera de Samuel 17 cuenta la historia de cómo el ejército israelita se enfrentó a un gigante llamado Goliat, campeón de los poderosos filisteos. Sin embargo, cuando Goliat salió a pelear, los soldados israelitas estaban aterrorizados y el joven David era el único dispuesto a ir a la batalla (1 Samuel 17: 1–11, 16).

Fue necesario convencerlo, pero cuando el rey Saúl finalmente accedió a dejarlo luchar contra el gigante, vistió a David con su propia túnica y armadura, y le puso un casco de bronce en la cabeza. Sin embargo, David se dio cuenta rápidamente de que no podía ir a la batalla vestido con la armadura de otra persona porque no estaba acostumbrado. De hecho, ni siquiera podía moverse con el. Se quitó la armadura de Saúl, agarró su bastón de pastor y recogió cinco piedras lisas y una honda. Armado solo con esos elementos familiares, se acercó al gigante (1 Samuel 17: 37–40).

Cuando Goliat se burló de David, tratando de intimidarlo, David respondió sabiendo que Dios le daría la victoria sobre el gigante (1 Samuel 17: 41–45). El joven David pasó a hacer lo que nadie pensó que pudiera hacer. La honda de la que Goliat se había reído una vez lanzó una piedra que lo golpeó y lo mató, y los israelitas derrotaron a los filisteos ese día (1 Samuel 17: 46–51).

David derrotó a Goliat, pero tenía que ser fiel a sí mismo para poder hacerlo. Si hubiera intentado ir a la batalla con la armadura de Saúl, no habría podido usar las armas con las que estaba familiarizado. Sus caminos pueden haber sido inusuales para otros, pero funcionaron porque Dios estaba con él. Y lo mismo es cierto para ti y para mí.

Recuerda siempre que no puedes derrotar a tu Goliat con la armadura de Saúl puesta. No puede usar las habilidades, la personalidad o los recursos de otra persona para lograr lo que necesitas hacer; debe ser fiel a ti mismo. Aprender a ser uno mismo es fundamental para cualquier tipo de victoria en tu vida. Es posible que otros no comprendan tu singularidad, pero Dios sí, y eso es todo lo que importa.

Tienes mucho para dar al mundo y ahora es el momento de empezar a hacerlo. Es un nuevo día, un nuevo comienzo para ti, si estás listo para abrazarlo. Eres el amado de Dios y Él tiene grandes planes para ti, así que ajústate el cinturón de seguridad y prepárate para el viaje hacia la autenticidad.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon