Recibir y Dar la Palabra

Recibir y Dar la Palabra

Hermanos, quiero que sepan que, en realidad, lo que me ha pasado ha contribuido al avance del evangelio. Es más, se ha hecho evidente a toda la guardia del palacio y a todos los demás que estoy encadenado por causa de Cristo. Gracias a mis cadenas, ahora más que nunca la mayoría de los hermanos, confiados en el Señor, se han atrevido a anunciar sin temor la palabra de Dios. Filipenses 1:12,14

A veces sufrimos ataques de parte del enemigo simplemente por nuestra participación con la Palabra de Dios. Marcos 4:17 habla de aquellos que escuchan la Palabra y la retienen por un tiempo, … pero, como no tienen raíz, duran poco tiempo. Cuando surgen problemas o persecución a causa de la palabra, en seguida se apartan de ella.

Satanás sabe que la Palabra nos fortalecerá y él quiere detenerla antes de que podamos difundirla a otros. Entonces, es de vital importancia guardar la Palabra en tu corazón y resistir al diablo cuando venga a robártela. Cuando lo hagas, las pruebas que el enemigo traiga serán en realidad de ayuda para llevar a otros al Señor.

El apóstol Pablo dijo que había muchas cosas que Dios permitió que pasaran simplemente porque ayudaron a otros a confiar en el Señor y desafiar aún más a proclamar el Evangelio sin miedo. Incluso durante el encarcelamiento de Pablo, su estabilidad y capacidad para ser usado por Dios era evidente.

Si vamos a ministrar a otros, enfrentaremos algunas circunstancias inconvenientes. Pero si mantenemos nuestra fe y confianza en Dios, Él nos llevará a la victoria, y seremos un gran estímulo para otros en el proceso.

Oración Final: Dios, quiero permanecer en Ti y Tu Palabra todos los días. Cuando las pruebas se crucen en mi camino, te pido que las uses para fortalecerme y difundir Tu Palabra a los que me rodean.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon