Todos Trabajamos Juntos

Pues, así como cada uno de nosotros tiene un solo cuerpo con muchos miembros, y no todos estos miembros desempeñan la misma función, también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás. (Romanos 12:4-5)

Los versículos de hoy nos enseñan sobre la diversidad de dones que se dan a las personas. Todos somos partes de un cuerpo en Cristo, y Él es la Cabeza. En el ámbito físico, todas las partes del cuerpo deben relacionarse con la cabeza para que todo funcione correctamente. Las diversas partes del cuerpo físico trabajan juntas; no son celosos ni competitivos. Las manos ayudan a los pies a ponerse los zapatos. Los pies llevan el cuerpo a donde necesita ir. La boca habla por el resto del cuerpo. Hay muchas partes en el cuerpo; no todos tienen la misma función, pero todos trabajan juntos para un propósito combinado. El cuerpo espiritual de Cristo debe funcionar de la misma manera. Es por eso por lo que el Espíritu Santo usó el ejemplo del cuerpo físico cuando inspiró a Pablo a escribir el libro de Romanos.

Cuando intentamos funcionar de otra manera que no sea la forma en que Dios nos ha creado y asignado para funcionar, terminamos con presión en nuestras vidas. Pero cuando hacemos lo que Dios nos ha diseñado para hacer, experimentamos alegría, satisfacción y una gran recompensa. Necesitamos trabajar con el Espíritu Santo para descubrir cuál es nuestro destino único y personalizado, y luego hacer todo lo posible para cumplirlo. Cuando Dios te ha dotado o te ha permitido hacer algo, serás bueno en eso, así que busca algo en lo que seas bueno y comienza a hacerlo.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

Si quieres ser usado por Dios, entonces encuentra una necesidad y satisfácela.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon