Como Pensar Cuando Estas Enfermo

Por Joyce Meyer

Cómo Pensar Cuando Estás Enfermo

Nuestros cuerpos son como un automóvil que Dios nos provee para conducir alrededor de la tierra. Si queremos que se desempeñe a su máxima capacidad y estar aquí por un largo tiempo, entonces tenemos que optar por pensar de manera que le ayude.

La verdad es que todos nuestros pensamientos, buenos o malos, tienen un efecto en nuestra anatomía física. La ciencia ha demostrado que los pensamientos positivos y esperanzados aumentan la energía, mientras que los negativos, los desesperados, drenan la energía. De hecho, la investigación muestra que entre el 75 y el 98 por ciento de las enfermedades mentales, físicas y del comportamiento provienen de la del pensamiento. La mente y el cuerpo están definitivamente conectados.

Pensando y Hablando Su Palabra Dará Un Aliento de Vida a Nuestra Situación

Cuando estamos enfermos, al enemigo le gusta bombardear nuestras mentes con pensamientos negativos como: esto nunca va a funcionar. Nunca te vas a aliviar. sólo va a seguir empeorando. Sin embargo, una de las maneras que he aprendido para detener los pensamientos equivocados es llenar mi mente con los pensamientos correctos de la Palabra de Dios. Hebreos 4:12 dice: La Palabra que Dios habla está viva y llena de poder. Pensar y hablar Su Palabra da vida a nuestra situación.

Hace años cuando estaba luchando contra el cáncer, Dios puso en mi corazón llenar mi mente con las siguientes cosas, luego hablarlas en voz alta tan a menudo como pudiera. Yo pensé y dije: “Dios, yo sé que Tú me amas.” Yo creo que todas las cosas funcionan para bien a aquellos que te aman y son llamados de acuerdo a Tu propósito. Pongo mi confianza en Ti, y no temeré “(Romanos 8:28, 35-39, Josué 1: 9, Proverbios 3: 5)

No importa el tipo de enfermedad con la que estás luchando, te animo a enfocarte en las cosas que son positivas y llenas de esperanza de la Palabra de Dios. Piensa, soy bendecido, y cada día me estoy haciendo más fuerte-el Señor renueva mi fuerza. Recibo sanación porque Jesús murió para quitar la enfermedad y dolencia. Dios tiene un gran plan para mi vida, y estoy esperando grandes cosas para mi futuro. ¡Algo bueno me va a pasar hoy! (Isaías 30:18, 40:31, 53: 5, Efesios 1: 3, Jeremías 29:11)

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon