Cómo Cambiar La Vida De Alguien

Cómo Cambiar La Vida De Alguien

Yo soy solo uno, pero sigo siendo uno. No puedo hacerlo todo, pero puedo hacer algo y como no puedo hacerlo todo, no me negaré a hacer eso que puedo hacer. – Edward Everett Hale

La cruda y simple verdad es que todos y cada uno de nosotros solo tenemos una oportunidad en esta vida. No se nos ha garantizado un cierto número de días, por lo que debemos decidir hoy a qué daremos nuestras vidas. Entonces, la pregunta es: ¿elegiremos vivir una vida de amor en servicio a los demás o nos negaremos a hacer nuestra parte porque sentimos que no podemos marcar una diferencia lo suficientemente grande? ¡Una persona tiene la capacidad de marcar una profunda diferencia!

Entonces, ¿a qué le darás tu vida? Puede que sea fácil o se sienta como algo religioso el decir que se lo daremos a Dios, pero te pido que lo lleve a tu vida cotidiana. ¿A qué vas a dar tus acciones cotidianas?

¿Por Qué Dios No Hace Algo?

Somos un ejército y cada uno tendrá que hacer su parte para cambiar este mundo. Y Dios nos está llamando a que nos pongamos en amor a trabajar. Una mañana estaba pasando un tiempo tranquila a solas con Dios y le dije al Señor, no quejándome y sin cuestionar Su integridad, sino como una conversación: “Dios, ¿cómo puedes soportar ver todo el dolor, niños hambrientos, tráfico de personas, genocidios, injusticias, degradación, increíble dolor, pobreza en el mundo y no hacer algo?

Ni siquiera sabía que realmente esperaba obtener una respuesta, pero solo le pregunté. Inmediatamente, Su respuesta llegó: “Yo obro a través de las personas. Estoy esperando que Mi gente se levante y haga algo.”

Hazlo a Propósito

Para comenzar a ayudar a los demás y llegar a ellos con el amor de Dios, tendremos que salir de nuestras mentes, de las oraciones y de las conversaciones. Tenemos que empezar a vivir la vida con un propósito, ¡a propósito!

Esas dos pequeñas palabras “a propósito” se han vuelto muy importantes para mí. En realidad, me han cambiado la vida en los últimos años, porque me he dado cuenta de que no puedes esperar a sentirlo. No puedes esperar a pensar que es una buena idea. No puedes esperar a siquiera quererlo. ¡Sólo tienes que hacerlo a propósito! Ahora no estoy diciendo que es malo pedirle a Dios cosas para ti, pero si quieres recibir la verdadera victoria … si quieres ser feliz … primero tendrás que empezar a pensar en los demás.

Más Que Tu Dinero

En 2 Corintios 8, cuando Pablo estaba hablando con los creyentes corintios sobre su generosidad, les dio el ejemplo de las iglesias en Macedonia. Dijo en el versículo 5, Incluso hicieron más de lo que esperábamos, ya que se entregaron a sí mismos, primeramente al Señor y después a nosotros, conforme a la voluntad de Dios. Eso me asombró, porque no solo dieron su dinero, no tenían de sobra, pero que se dieron a sí mismos.

Me pregunto cuántos de nosotros estamos dispuestos a escribir nuestro nombre y pegarlo en el plato de la ofrenda. Romanos 12: 1 brinca a mi corazón. Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.

 Ser parte de La Revolución Del Amor nos va a costar algo, pero no siempre significa nuestro dinero … tenemos que estar dispuestos a darnos como sacrificio. Y eso significa amar a las personas en el trabajo, en el vecindario, en tu hogar, amar a los pobres, perdidos y necesitados lo suficiente como para dedicarles tiempo y esfuerzo. Tendremos que dejar de quejarnos debido a todos los pequeños inconvenientes que se nos presentan y comenzar a amar realmente a las personas.

Mas Que Palabras

Una vez escuché una historia, hace muchos años en Rusia un evangelista vino y caminaba por ahí diciendo a la gente: “Jesús te ama, Jesús te ama”. Estaba repartiendo tratados del Evangelio, y una señora le dijo: “¿Sabes qué? Tu sermón y el tratado del Evangelio no llenarán mi estomago”. ¿Cómo ellos pueden escuchar acerca de Dios, cuando no pueden escuchar más allá de sus estómagos retumbando? A veces necesitamos simplemente demostrarles a las personas el amor al satisfacer sus necesidades y satisfacer sus necesidades y satisfacer sus necesidades … y luego, una vez que el dolor desaparece … podemos compartir con ellos acerca de Cristo.

Nuestro Poder

¿Te puedo decir cuál es el poder del Evangelio? El Amor. ¡Nada más! El amor es el poder del evangelio. Es la forma más elevada de guerra espiritual que podemos hacer. Una persona, solo una, totalmente comprometida, dedicada y sometida a Dios hace temblar el infierno. Así que solo piensen lo que pueden hacer un montón de “unos”.

Dios me dijo una vez: “¿Por qué no estudias la Biblia para ver cómo Jesús hizo guerra espiritual, en lugar de gritarle a los demonios todo el día?” Jesús no tuvo que entrar y limpiar los demonios. Cuando entraba, se fueron. Romanos 12:21 dice: No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.

Una cosa es segura, Jesús siguió haciendo el bien y nosotros también deberíamos hacerlo. ¡Eso es andar el amor!

Vamos A La Guerra

Todos y cada uno de nosotros debemos decidir ahora mismo declararle la guerra al egoísmo. Declaremos la guerra al egoísmo en nuestras familias, en nuestros hogares, en el lugar de trabajo … Levantémonos todos los días y digamos: “Dios, me entrego a Ti. Me dedico a ti”.

Hagamos un anuncio al reino de las tinieblas: “No viviré una pequeña vida en la que solo haya espacio para mí. No seré una persona egoísta y egocéntrica. Tengo el amor de Dios en mí”. y donde quiera que vaya rebosará”. Cuando veamos una necesidad, la vamos a satisfacer. No necesitamos una reunión de oración de 12 horas; vamos a satisfacer las necesidades de la gente, a menos que Dios nos diga lo contrario.

Vamos a saturar a todos los que nos rodean con el amor de Cristo a través de simples actos de amor, todos los días, Intencionalmente.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon