En cCualquier Momento, En Cualquier Lugar

Oren sin cesar (1 Tesalonicenses 5:17)

Podemos orar en cualquier momento y en cualquier lugar. Nuestras instrucciones son «orar en todo momento, en cada ocasión, en cada estación» y «ser incesante en la oración», pero sabemos que no podemos pasar todo el día en un rincón hablando y escuchando a Dios. Si lo hiciéramos, no podríamos vivir nuestras vidas. La oración debe ser como respirar, regular, fácil, y debemos orar en el camino de nuestra vida como parte de la forma en que vivimos. De hecho, así como nuestras vidas físicas son sostenidas por la respiración, nuestras vidas espirituales deben mantenerse en oración. Podemos orar en voz alta o podemos orar en silencio. Podemos orar sentados, de pie o caminando. Podemos hablar y escuchar a Dios mientras nos movemos o mientras estamos quietos. Podemos orar mientras estamos de compras, esperando una cita, participando en una reunión de negocios, haciendo las tareas domésticas, conduciendo o dándonos una ducha. Podemos orar cosas como: «Gracias, Señor, por todo lo que estás haciendo», o «Dios, necesito que me ayudes», o «Oh, Jesús, ayuda a esa señora de allí que se ve tan triste.» De hecho, este enfoque de la oración es la voluntad de Dios. Satanás quiere que posterguemos, esperando que olvidemos orar. Te animo a orar de inmediato cuando algo llega a tu corazón. Esto te ayudará a estar cerca de Dios todo el día.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

Acostúmbrate a una comunicación constante con Dios.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon