En Comparación, No Es Nada

De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros. (Romanos 8:18)

¿Qué significa compartir el sufrimiento de Cristo? La conclusión es que cada vez que nuestra carne quiere hacer una cosa y el Espíritu de Dios quiere que hagamos algo diferente, nuestra carne sufrirá si elegimos seguir el Espíritu. No nos gusta eso, pero el versículo de hoy dice que, si queremos compartir la gloria de Cristo, también debemos estar dispuestos a compartir Su sufrimiento.

Aún puedo recordar haber sufrido durante mis primeros años caminando en obediencia al Espíritu de Dios. Pensaba, “Querido Dios, ¿algún día voy a superar esto? ¿algún día voy a llegar al punto en que pueda obedecerte y no dolerme mientras lo estoy haciendo?

Una vez que el apetito carnal ya no está en control, llegamos al punto donde obedecer a Dios es fácil, el punto en el que realmente disfrutamos obedecerle. Hay cosas que son fáciles para mí ahora que alguna vez fueron muy difícil y dolorosas, y lo mismo le sucede a todos los que están dispuestos a pasar por dificultades para llegar a la gloria. En Romanos 8:18, Pablo básicamente dijo: Ahora sufrimos un poco, pero entonces ¿Qué? La gloria que vendrá por nuestra obediencia brilla más lejos que el sufrimiento que soportamos ahora”. ¡Esa es una buena noticia! Cualquier cosa que podamos sufrir, pase lo que pase, no es absolutamente nada comparado con las cosas buenas que Dios va a hacer en nuestras vidas a medida que sigamos adelante con Él.

LA PALABRA DE DIOS PARA TI HOY:

Dios hará grandes cosas en tu vida a medida que continúas avanzando con Él.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon