“Hablar Después de las Deducciones”

“Hablar Después de las Deducciones”

En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente. Proverbios 10:19

Todos tenemos que aprender a establecer y mantener límites con nuestras palabras. Proverbios 10:19 declara, En las muchas palabras no falta pecado, Mas el que refrena sus labios es prudente. En otras palabras, las personas que hablan mucho a menudo se meterán en problemas.

Debido a que nuestras palabras tienen tanto poder, tu y yo necesitamos aprender a decir solo lo que se necesite decir. Me gusta llamarlo “hablar después de las deducciones”. Cuando nos pagan, la mayoría de nosotros recibe un cheque con una cantidad neta, todo lo que se necesite ser deducido ya ha sido sacado del valor bruto.

Podemos aplicar este mismo principio cuando hablamos. Debes eliminar ciertos tipos de palabras de tus palabras antes de que salgan de tu boca. Esto incluye declaraciones negativas, chismes, adulación no sincera, sarcasmo y vulgaridad, o ser chistosos de una manera grosera. En cambio, elige hablar bien de los demás, encontrando y enfocándote en las buenas cualidades en ellos. ¡Ellos estarán agradecidos y animados, y no te encontrarás en problemas!

Oración Final: Señor, quiero “hablar después de las deducciones” y no meterme en problemas. Fortaléceme y anímame mientras vivo en Tus límites con mis palabras.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon