La Sangre de Jesús

La Sangre de Jesús

Así está escrito: El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente, el último Adán, en el Espíritu que da vida. 1 Corintios 15:45

El concepto de la sangre de Cristo confunde a algunas personas, pero sin una adecuada comprensión de la misma, los creyentes no pueden apropiarse de ese poder.

Cuando Adán pecó, su pecado pasó a través de su sangre. David reconoció esta verdad en Salmos 51: 5 Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre.

Jesús vino para redimir a la humanidad, para comprar nuestra libertad y para restaurarnos a nuestro estado original. ¿Cómo pudo Él posiblemente hacer eso con sangre pecaminosa? Jesús es referido como el último Adán en 1 Corintios 15:45.

Porque Él nació de Dios, no de hombre, hay vida en la sangre de Jesús, y cuando se aplica correctamente, la vida en Su sangre conquista y vence la muerte que obra en nosotros a través del pecado.

Dios quiere restaurarnos al lugar de autoridad que es nuestro. Él ya ha hecho todos los arreglos. Podríamos decir que Él ha “Sellado el trato”. El precio de compra ha sido pagado en su totalidad. Hemos sido comprados con el precio de la preciosa sangre de Jesús.

Oración Final:

Dios, soy redimido y liberado por la sangre de Jesús. Aunque nací en el pecado, la sangre de Jesús me ha limpiado ¡Gracias Señor!

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon