Un Corazón Perfecto

Un Corazón Perfecto

Yo les daré un corazón íntegro, y pondré en ellos un espíritu renovado. Les arrancaré el corazón de piedra que ahora tienen, y pondré en ellos un corazón de carne. —Ezequiel 11:19

Aunque no nos comportamos perfectamente todo el tiempo, es posible que tengamos un corazón perfecto hacia Dios. Eso significa que lo amamos de todo corazón y queremos agradarle y hacer lo correcto.

Cuando recibimos a Jesús como el sacrificio perfecto por nuestros pecados, Él nos da un corazón nuevo y pone Su Espíritu en nosotros. El corazón que Él nos da es un corazón agradecido, puro y perfecto hacia Él. Me gusta decir que Él nos da un nuevo “querer”. Él nos da el deseo de agradarle.

Todo lo que Dios realmente quiere es que lo amemos y, a partir de ese amor, hagamos lo mejor que podamos para servirlo y obedecerlo. Si hacemos lo mejor que podemos cada día, aunque lo mejor que podamos todavía sea imperfecto, Dios ve nuestros corazones y nos ve como perfectos de todos modos debido a Su gracia (favor inmerecido y bendición).


Oración de Gracias

Te agradezco hoy, Padre, que Tú ves la actitud de mi corazón. Sé que me has dado un nuevo “querer” y con Tu ayuda voy a hacer todo lo posible para complacerte con mis acciones. Te amo, Padre, y te agradezco por Tu gracia en mi vida.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon