Un Cordón De Tres Hilos No Se Rompe Fácilmente

Un Cordón De Tres Hilos No Se Rompe Fácilmente

Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente! Eclesiastés 4:12

No hay nada mejor que un matrimonio realmente estupendo y nada peor que un mal matrimonio. Los matrimonios cristianos están destinados a ser una prueba viviente de que dos personas pueden convertirse en una fuerza poderosa para alcanzar la voluntad de Dios, tanto para nuestra complacencia como para impactar el mundo.

Sin embargo, la mezcla de dos personas en un armonioso matrimonio es un proceso que no sucederá solo. Un buen matrimonio no sucede solo, no importa cuán salvajemente enamorado estés cuando te casas. Necesitas invitar a Dios al proceso.

Cuando conocemos a Jesús y lo invitamos a nuestro matrimonio, nuestra relación se compone de tres cordones. Y hay una gran fuerza en la unión de un hombre y una mujer cuando Cristo está incluido. La felicidad en el matrimonio no se trata de encontrar un cónyuge que siempre actúe de la manera que queremos. Se trata de dos personas imperfectas confiando en un Dios perfecto y conforme con Su voluntad y propósito para ellos. ¡Eso es un matrimonio que Dios puede bendecir!

Oración Final: 

Dios, amo a mi cónyuge, pero un cordón de dos hilos no es suficiente. Quiero hacer mi parte para invitarte a nuestro matrimonio para que Tú puedas fortalecer nuestro mutuo amor y Que nos guíes en Tu plan para nosotros.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon