Joyce Meyer
Joyce Meyer

Consejos Para Una Saludable Imagen Acerca de Ti

¿Sabes que es la voluntad de Dios que tengas una saludable imagen acerca de ti? ¿Sabes que Él desea que te ames verdaderamente por lo que eres: tu personalidad, tus dones y talentos, ¿e incluso tus caprichos?

Lo admito, hubo un tiempo en el que no me gustaba para nada como yo era. Era terriblemente insegura y constantemente quería ser como los demás. Estaba concentrada en todo lo que estaba mal en mí, ¡y eso me mantenía estancada!

Verás, tenemos un enemigo, satanás, que quiere llenar constantemente nuestras mentes con pensamientos negativos. Él quiere que nos enfoquemos continuamente en nuestras debilidades, meditemos en ellas y luego las expresemos de nuestra boca.

Jugará con nuestras inseguridades y, como un disco rayado, nos bombardeará con las mismas cosas, una y otra vez. Nos dirá cosas como:

«Siempre estás arruinando las cosas, ¿cómo puede Dios amarte?»

«Nunca serás tan bueno como tu hermano o hermana».

O tal vez hayas escuchado esto: «¡No puedes hacer eso, no eres lo suficientemente inteligente!» Él quiere que nos sintamos mal con nosotros mismos y que luego nos comparemos con los demás.

Pero aquí está el problema: si no reconocemos sus mentiras y las reemplazamos con la verdad de la Palabra de Dios, comenzamos a creer estas cosas sobre nosotros mismos y comenzamos a decirlas de nuestra propia boca.

No puedo decirte cuántas historias he escuchado de personas a las que repetidamente se les dijo que eran tontas o estúpidas mientras crecían. Sus padres los convencieron de que «nunca llegarían a nada en la vida,» e independientemente de lo inteligentes o talentosos que fueran, tuvieron que lidiar con este registro en sus mentes durante años. Para algunos, incluso los detuvo por un tiempo, tomó tiempo reemplazar esas mentiras con la verdad.

Verás, nuestros pensamientos y palabras son increíblemente importantes. Proverbios 23: 7 (RVA) porque cual es su pensamiento en su mente, tal es él: “Come y bebe”, te dirá; pero su corazón no está contigo. Proverbios 18:21 también nos dice que, En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto.

Está demostrado que creemos en lo que pensamos y decimos de nosotros mismos más que en lo que cualquier otra persona dice de nosotros.

Por eso es tan importante para nosotros meditar a propósito en las cosas buenas de nosotros mismos. Necesitamos buscar activamente lo bueno, luego optar por pensar en ello y hablarlo con nuestra boca.

¿Qué Estás Diciendo?

Si estás familiarizado con mis enseñanzas, sabrás que comparto muchos mensajes sobre el poder de nuestros pensamientos y palabras. Y se trata de mucho más que «pensamiento positivo,» se trata de reemplazar las mentiras con la verdad de la Palabra de Dios.

Verás, la Palabra de Dios es poderosa y tiene la capacidad de renovar nuestras mentes y ayudarnos a vernos a nosotros mismos como Dios nos ve (ver Romanos 12: 2). Cuanto más sepamos lo que Dios dice, más reconoceremos las mentiras del enemigo y podremos reemplazarlas con la verdad.

Por ejemplo, si el enemigo (o cualquier otra persona) trata de convencerte de que no eres digno de ser amado, recuérdale lo que Dios dice sobre ti. Piensa y di cosas como: “Soy un hijo de Dios y estoy hecho de una manera maravillosa. Él me ama y cuida de cada detalle de mi vida. Antes de que yo naciera, Él me aprobó. ¡Tiene un gran plan para mi vida! » (Ver Salmo 139; Romanos 8: 38-39; Jeremías 1: 5; 29:11.)

Aprender a confesar la Palabra de Dios en voz alta me ha cambiado la vida. Confesión significa «Declaración que alguien hace de lo que sabe.» Es muy importante para nosotros decir lo que Dios dice y hablar Su Palabra, no lo que nos dicen nuestros sentimientos, otras personas o nuestras circunstancias.


Te animo a que te tomes un tiempo para conocer lo que la Palabra de Dios dice acerca de ti, y luego dilo en voz alta. A decir verdad, es una de las cosas más poderosas que puede hacer para cambiar la imagen sobre ti y comenzar a verte de una manera positiva.


Cuando el Señor comenzó a enseñarme sobre esto, me senté e hice una lista de confesiones basadas en las Escrituras. Cuando terminé, ¡tenía más de 100 confesiones individuales! Comencé a hablar en voz alta dos veces al día para conseguir que Su verdad se quedara profundamente dentro en mí.

Por ejemplo, solía lidiar con mucha culpa. Entonces, una de mis confesiones fue (y sigue siendo): “Yo soy la justicia de Dios en Jesucristo” (ver 2 Corintios 5:21).

Cuando comencé a hablar de esto, realmente no lo creía, no me sentía bien con Dios. Sin embargo, a lo largo de las semanas, meses y años, Dios usó Su Palabra para cambiarme y ayudarme a creer que estoy bien con Él.

Hablar la Palabra de Dios es algo que sigo haciendo porque he visto los resultados en mi propia vida. ¡La Palabra obra y tiene el poder de derrotar las mentiras del enemigo! (Ver Hebreos 4:12.)

Es una verdad espiritual: cuando hablamos de nosotros mismos de manera positiva, comenzaremos a vernos a nosotros mismos de una manera positiva y saludable. ¡Podemos mejorar nuestras propias opiniones sobre nosotros mismos simplemente por la forma en que hablamos!

Realmente les desafío a que se tomen en serio este mensaje. Puedes comenzar por dedicar tan solo cinco minutos cada mañana, incluso en tu automóvil de camino al trabajo, para declarar cosas positivas sobre ti, tu vida y tu día. Puedes combatir el «registro rayado» y reemplazarlo con palabras que produzcan una imagen saludable de ti mismo.

Mientras lo haces, la verdad de la Palabra de Dios vencerá las mentiras y comenzarás a verte a ti mismo de una manera completamente nueva.

Recuerda, Dios te ama y uno de Sus mayores deseos es que te ames. Él tiene un plan personalizado para tu vida que solo tú puedes cumplir. Él quiere darte la confianza para que camines con valentía hacia tu futuro, amando tu vida y amando a la persona que Él te creó para ser.

Facebook icon Twitter icon Instagram icon Pinterest icon Google+ icon YouTube icon LinkedIn icon Contact icon